Innovación en productos

La innovación permite que las empresas se mantengan competitivas y actualizadas, pero ¿cómo podemos llevar a cabo este proceso?


En el artículo anterior vimos que existen diversos tipos de innovación que puedes aplicar en tu proyecto u organización, y que entender su significado nos ayudará a idear y aterrizar soluciones para el mercado que tenemos en mente. Si quieres que tu producto o servicio tenga mayores oportunidades en el mercado, sea realmente valioso y satisfaga las necesidades de tus clientes, en esta entrega te hablaremos sobre la innovación en productos.


Para empezar, un producto se define como cualquier bien o servicio que se oferta en el mercado para satisfacer los deseos y las necesidades de los consumidores. Se compone de la suma de atributos físicos, psicológicos, simbólicos, económicos y/o de servicio, y representa la principal arma competitiva de una organización (Pérez y Pérez, 2006; Godoy, 2019).



El Manual de Oslo indica que la innovación de producto “corresponde con la introducción de un bien o servicio nuevo o significativamente mejorado, en cuanto a sus características o al uso al que se destina” (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico [OCDE] y Oficina de Estadística de las Comunidades Europeas [Eurostat], 2006). La innovación de producto posee gran importancia ya que permite el aumento de la competitividad en el mercado, así como una mayor satisfacción del cliente y por lo tanto, el mantenimiento de su confianza y lealtad hacia la empresa (Castro et al., 2018). Podemos identificar dos tipos de innovación de producto: los productos nuevos o los productos mejorados (Montiel, 2020).


Los productos nuevos tienen características que los diferencian de los que actualmente encontramos en el mercado, por ejemplo: el gorilla glass que tienen las pantallas de los celulares, los lentes de realidad virtual o el lector de libros electrónicos. Por otro lado, en los productos mejorados se realizan cambios en los materiales o componentes, mejorando su funcionalidad y/o rendimiento; es decir, son productos existentes pero con versiones adecuadas a las nuevas necesidades del mercado, por ejemplo: los cargadores inalámbricos de celular, los focos ahorradores, las pantallas de cristal líquido y los procesadores de dispositivos móviles cada vez más rápidos y más pequeños. Sin embargo, no todos los cambios realizados se consideran innovación de producto, tal es el caso de las mejoras estéticas que no representan una mejora funcional (Montiel, 2020).


¿Qué se necesita para crear un producto innovador?

Según Hernández Zamora (2017), para crear un nuevo producto o mejorar uno ya existente, debemos tomar en cuenta lo siguiente:


  1. Generar ideas. Es necesaria una lluvia de ideas centrada en las necesidades del cliente y sus problemas, además es importante reconocer nuestras pasiones y fortalezas. Para ayudarte en este proceso revisa la publicación Tips para el pensamiento creativo.

  2. Presentar el mejor concepto. Es necesario analizar la rentabilidad, los recursos disponibles, el tiempo y el potencial de mercado, entre otros factores, para asegurar que nuestra idea sea viable.

  3. Concepto y cuestionamiento. La opinión interna sobre nuestra idea no debe ser la más importante, se deben escuchar a los posibles clientes y consumidores para maximizar el valor del producto.

  4. Modelo de negocio. Para asegurar la rentabilidad de nuestro producto, el modelo de negocio debe incluir el mercado objetivo, la propuesta de valor, la relación con los clientes, los canales de distribución, los ingresos, las actividades, recursos y socios clave, así como los costos necesarios.

  5. Desarrollo y prototipo. En esta etapa creamos el prototipo del producto para realizar las pruebas de mercado necesarias.

  6. Comercializar. Es el primer contacto del cliente con el prototipo, y nos permite conocer su reacción para validar nuestra idea. Una vez que éste ha sido aceptado, es el momento de idear un lanzamiento real al mercado.

  7. Lanzamiento al mercado. Se realiza una estrategia de lanzamiento comercial que nos permita generar un mayor alcance en el público objetivo.


Existen empresas mexicanas que han desarrollado exitosamente innovación en productos y a continuación te contaremos dos casos muy valiosos. Mediprint es una empresa que realiza prótesis personalizadas obtenidas a través de impresión 3D, sustituyendo el yeso tradicional. De esta manera, se evitan las desventajas que implica el uso del yeso al momento de tener una fractura, tales como úlceras, infecciones, peso excesivo, dificultad para la higiene, etc. Además, gracias a su forma ergonómica es más ligera, se puede mojar y permite una mejor ventilación e inspección médica.



Ingenia Concretos es otro ejemplo notable, esta empresa fabrica un concreto capaz de reducir la huella ambiental de la construcción, ya que permite purificar el aire hasta un 30%, eliminando las partículas dañinas que flotan en la atmósfera a través de la fotocatálisis. Esta reacción química permite la degradación de unos de los principales gases causantes de daño a la capa de ozono, los óxidos nitrosos, y los transforma en nitratos mediante el uso de rayos ultravioleta (UV). Asimismo, el concreto desarrollado por estos emprendedores permite absorber CO2 para transformarlo en oxígeno, asemejando la fotosíntesis que realizan las plantas. Con este producto, fabricado principalmente con materiales reciclados, se pueden realizar fachadas, suelos y distintos acabados en casas y edificios.


Para diseñar una innovación en productos debes considerar que tu mercado objetivo y los problemas a resolver son los factores más importantes. Si no los tomas en cuenta estarás diseñando con los ojos cerrados y probablemente generarás un producto que el mercado no desea. Para evitar esto, puedes aplicar metodologías como Design Thinking o Lean Startup que te ayudarán a diseñar un producto realmente innovador y con muchas más oportunidades de comercialización y éxito en el mercado.


En Complexity & Innovation Hub (CiHub) somos el lugar donde sí ocurre la innovación. Nuestra meta es llevar a las organizaciones al siguiente nivel evolutivo, con diversas metodologías, técnicas y estrategias, capitalizamos sus fortalezas y encontramos caminos que logren la innovación, la sostenibilidad y la rentabilidad en sus proyectos.


CiHub, transformando el conocimiento en negocio.



Referencias


Castro, O., Nelly, X., López, H., Catalina, E., Albán, Y. y Geovanny, C. (2018). La innovación y su incidencia en la lealtad de los clientes en las empresas de transporte turístico del cantón Quito. Revista Memoralia 16: 51 - 60.


Godoy, R. E. (30 de junio de 2019). Concepto de Producto, servicio y sus diferencias. ISSU. Recuperado el 20 de febrero de 2020 de https://issuu.com/robertoedgardogodoy/docs/tarea_sumativa_no2_gr200417


Hernández Z., L.A. (16 de octubre de 2017). Pasos para crear productos innovadores. Entrepreneur. Recuperado el 20 de febrero de 2020 de https://www.entrepreneur.com/article/274179


Ingenia concretos (s.f.). Construyendo un futuro sustentable. https://ingeniaconcretos.com.mx/


MediPrint (s.f.). Capa por capa construyendo un mejor futuro. http://mediprint3d.com.mx/


Montiel R., J. (4 de mayo de 2020). ¿Qué es la innovación de producto?. Profesionistas. Recuperado el 20 de febrero de 2020 de https://profesionistas.org.mx/que-es-la-innovacion-de-producto/


Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico y Oficina de Estadística de las Comunidades Europeas (2006). Manual de Oslo. Guía para la recogida e interpretación de datos sobre innovación. Grupo Tragsa. http://www.itq.edu.mx/convocatorias/manualdeoslo.pdf


Pérez D. y Pérez M., I. (2006). El Producto. Concepto y Desarrollo. Escuela de Organización Industrial, Escuela de Negocios. https://www.eoi.es/es/file/18658/download?token=ehkRjzqW



117 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo